ISABEL, SIEMPRE DE PIE

La vida de Isabel VergaraLa lucha contra la violencia institucional.

El 16 de junio de 1994 la vida de Isabel Vergara cambió para siempre. Desde ese momento dedicó sus días a la búsqueda de su hijo Martín Basualdo y su amigo Héctor Gómez, detenidos por la Policía para ya no volver a aparecer. Entonces colgó el delantal de ama de casa y salió de su casita humilde del barrio La Floresta de Paraná (Entre Ríos) para reclamar justicia por Martín y Héctor y por todxs lxs jóvenes desaparecidxs en democracia, para rescatar a lxs gurisxs torturadoxs en las comisarías de la ciudad y para enfrentar el hostigamiento de quienes ejercen la violencia institucional vestidos con uniformes azules. Igual que las Madres de Plaza de Mayo, Isabel mantiene en pie su lucha, que promete no abandonar porque esa sería la única forma de caer derrotada.

 

Deja un comentario